viernes, 21 de marzo de 2014

Diy armario

Este es un armario de baño que mi padre iba a desechar. Me lo llevé a casa y pensé: es un poco feo pero algo se me ocurrirá. Las puertas eran como de mueble de hospital y se las quité. En el dormitorio tengo un armario blanco que no llegaba a la pared así que decidí ponerle un suplemento. Le puse unas ruedas a mi nuevo proyecto y se convirtió en un organizador móvil. Ahora lo cierro... y ahora lo abro. Todo perfectamente ordenado, cinturones, gafas, pañuelos... Le pegué con silicona un pequeño espejo y unas luces de pila a los lados para los últimos retoques. Casi siempre lo dejo abierto para tapar la calefacción y me encanta.

2 comentarios:

Páginas vistas en total